Hernández Mancha Mujer

Tercera moción de censura imposible Hernández Mancha Mujer

Felipe González y Antonio Hernández Mancha protagonizaron las otras dos iniciativas de la oposición contra Gobiernos de la democracia Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer “La moción de censura es un deber moral cuando la oposición considera que el Gobierno no ha defendido los intereses de la nación, no ha defendido los intereses de los ciudadanos. Hernández Mancha Mujer Esta moción de censura ha sido ya útil como procedimiento de dinamización de la vida política, como fórmula de creación de una ilusión colectiva que ha terminado con el mito del desencanto político. El Gobierno ha eludido la responsabilidad de enfrentarse con una situación de corrupción y de desorganización administrativa en organismos estatales”, dijo Alfonso Guerra el 28 de mayo de 1980 en la tribuna del Congreso. Hernández Mancha Mujer

El entonces número dos del PSOE presentaba la moción de censura de Felipe González contra Adolfo Suárez, presidente del Gobierno de entonces. Hernández Mancha Mujer No había opción de que saliera adelante y, de hecho, dos días después fue derrotada con 152 votos a favor y 166 en contra. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer El 2 de marzo de 1987 Alfonso Guerra volvió a intervenir en una moción de censura, pero con distinta perspectiva y diferente discurso, porque lo hacía esta vez como vicepresidente del Gobierno. “No hay ni un solo dato, en la realidad parlamentaria, que permita pensar en la posibilidad, aunque sea lejana, de que los firmantes de la moción puedan aglutinar en torno a su candidato una mayoría capaz de sostener un Gobierno”, dijo para desacreditar por falta de apoyos la iniciativa que presentaba el entonces líder de Alianza Popular (antecedente del PP), Antonio Hernández Mancha. Hernández Mancha Mujer

“Son ustedes la derecha reaccionaria vestida de populismo”, les dijo Guerra a los promotores de la moción que fue derrotada como se esperaba con 66 síes, 195 noes y 71 abstenciones. Hernández Mancha Mujer

Ninguna de las dos tenía posibilidades de éxito por la aritmética parlamentaria, pero la primera ha pasado a la historia como un éxito político porque sirvió para lanzar a Felipe González como líder en un proceso que acabó en La Moncloa con mayoría absoluta arrolladora en octubre de 1982. Hernández Mancha Mujer La segunda ha quedado como la historia del fracaso de quien pretendía consolidarse en su partido, frente a un PSOE hegemónico, y que terminó con su sustitución al frente de la derecha. Hernández Mancha Mujer

Pero 30 años después Hernández Mancha Mujer hace a EL PAÍS un relato diferente en el que, por ejemplo, equipara la intención de su moción de censura con la de Pablo Iglesias. “Necesitaba atraer la atención del electorado de centro derecha y mostrarme como líder de ese espectro para frenar el ascenso de Adolfo Suárez con el CDS”, asegura. Hernández Mancha Mujer

Según su versión, acababa de ser elegido en un congreso de AP, no era diputado, tenía 35 años y era un desconocido y necesitaba buscar el foco público. “Sabía que era imposible, pero fui tan osado y loco de ir a por Felipe González y su mayoría absoluta y logré cosas importantes como frenar a Suárez que no volvió a levantar cabeza y un buen resultado en las europeas, municipales y autonómicas de junio, quitando la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid al PSOE y provocando un relevo generacional, por ejemplo, con Aznar en Castilla y León o con dirigentes como Alberto Ruiz-Gallardón que tenía 28 años”. Hernández Mancha Mujer

En todo caso, es un instrumento constitucional que difícilmente se convierte en arma para derribar gobiernos, porque la mayoría parlamentaria no sólo debe retirar el apoyo a un presidente, sino apoyar a un candidato alternativo. Tiene un valor político y simbólico. Hernández Mancha Mujer

El martes, Pablo Iglesias defenderá la tercera moción de censura que se debate en España. También lo hará sabiendo que es imposible que prospere y en busca de ser reconocido como líder de la izquierda y la oposición. Hernández Mancha Mujer A diferencia de las otras dos ocasiones, la moción la presenta el líder del tercer partido, no el segundo, pero es muy probable que sea rechazada por menos diputados que la mayoría absoluta, con lo que el secretario general de Podemos pretende mostrar la debilidad del Gobierno de Rajoy. Hernández Mancha Mujer

En las otras dos ocasiones, la moción fue defendida primero por destacados diputados del partido que la presentaba (Alfonso Guerra y Juan Ramón Calero) con discursos muy críticos contra los gobiernos y luego los aspirantes (Felipe González y Antonio Hernández Mancha) expusieron sus programas, cumpliendo el mandato constitucional de moción de censura constructiva. Hernández Mancha Mujer

En ambos casos, intervinieron varios miembros del Gobierno para dar réplica a los proponentes. Por ejemplo, en la primera intervinieron el vicepresidente Fernando Abril Martorell y el ministro de Presidencia Rafael Arias-Salgado y en la segunda el citado vicepresidente Alfonso Guerra. Y, por supuesto, intervinieron los dos presidentes del Gobierno, Adolfo Suárez y Felipe Gonzalez. Hernández Mancha Mujer

En el primer debate, se habló de corrupción, pero sobre todo se mencionaron cuestiones predemocráticas y de desarrollo constitucional que ahora se ven lejanas. Por ejemplo, parte de la argumentación de González fue la desilusión ciudadana por falta de desarrollo de derechos reconocidos en la Constitución, el retraso en la creación de las comunidades autónomas y la falta de usos democráticos, como la respuesta en el Parlamento a los requerimientos de la oposición. Ahora se argumenta la desilusión ciudadana casi 40 años después de aprobada la Constitución y poco después de un cambio en la aritmética parlamentaria, con dos partidos nuevos, pero con el mismo presidente del Gobierno de la última legislatura bipartidista. Hernández Mancha Mujer

Y, por supuesto, sobre la situación económica. Ese año 1980 cerró con una tasa de paro del 14%, lo que suponía dos millones de parados y una población empleada cercana a los 12 millones de personas. Acabó con una inflación por encima del 15% y un salario mínimo de 25.000 pesetas (150.25 euros). Hernández Mancha Mujer

Como ahora, se argumentó una situación de emergencia y gravedad política e institucional. Pero entonces había dos variables que estuvieron presentes en el debate: el terrorismo y el golpismo. Hubo 91 muertos a causa de la violencia etarra en 1980, el año en el que hubo un muerto por terrorismo cada 60 horas. Hernández Mancha Mujer

Tercera moción de censura imposible Hernández Mancha Mujer

Felipe González y Antonio Hernández Mancha protagonizaron las otras dos iniciativas de la oposición contra Gobiernos de la democracia Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer “La moción de censura es un deber moral cuando la oposición considera que el Gobierno no ha defendido los intereses de la nación, no ha defendido los intereses de los ciudadanos. Hernández Mancha Mujer Esta moción de censura ha sido ya útil como procedimiento de dinamización de la vida política, como fórmula de creación de una ilusión colectiva que ha terminado con el mito del desencanto político. El Gobierno ha eludido la responsabilidad de enfrentarse con una situación de corrupción y de desorganización administrativa en organismos estatales”, dijo Alfonso Guerra el 28 de mayo de 1980 en la tribuna del Congreso. Hernández Mancha Mujer

El entonces número dos del PSOE presentaba la moción de censura de Felipe González contra Adolfo Suárez, presidente del Gobierno de entonces. Hernández Mancha Mujer No había opción de que saliera adelante y, de hecho, dos días después fue derrotada con 152 votos a favor y 166 en contra. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer El 2 de marzo de 1987 Alfonso Guerra volvió a intervenir en una moción de censura, pero con distinta perspectiva y diferente discurso, porque lo hacía esta vez como vicepresidente del Gobierno. “No hay ni un solo dato, en la realidad parlamentaria, que permita pensar en la posibilidad, aunque sea lejana, de que los firmantes de la moción puedan aglutinar en torno a su candidato una mayoría capaz de sostener un Gobierno”, dijo para desacreditar por falta de apoyos la iniciativa que presentaba el entonces líder de Alianza Popular (antecedente del PP), Antonio Hernández Mancha. Hernández Mancha Mujer

“Son ustedes la derecha reaccionaria vestida de populismo”, les dijo Guerra a los promotores de la moción que fue derrotada como se esperaba con 66 síes, 195 noes y 71 abstenciones. Hernández Mancha Mujer

Ninguna de las dos tenía posibilidades de éxito por la aritmética parlamentaria, pero la primera ha pasado a la historia como un éxito político porque sirvió para lanzar a Felipe González como líder en un proceso que acabó en La Moncloa con mayoría absoluta arrolladora en octubre de 1982. Hernández Mancha Mujer La segunda ha quedado como la historia del fracaso de quien pretendía consolidarse en su partido, frente a un PSOE hegemónico, y que terminó con su sustitución al frente de la derecha. Hernández Mancha Mujer

Pero 30 años después Hernández Mancha Mujer hace a EL PAÍS un relato diferente en el que, por ejemplo, equipara la intención de su moción de censura con la de Pablo Iglesias. “Necesitaba atraer la atención del electorado de centro derecha y mostrarme como líder de ese espectro para frenar el ascenso de Adolfo Suárez con el CDS”, asegura. Hernández Mancha Mujer

Según su versión, acababa de ser elegido en un congreso de AP, no era diputado, tenía 35 años y era un desconocido y necesitaba buscar el foco público. “Sabía que era imposible, pero fui tan osado y loco de ir a por Felipe González y su mayoría absoluta y logré cosas importantes como frenar a Suárez que no volvió a levantar cabeza y un buen resultado en las europeas, municipales y autonómicas de junio, quitando la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid al PSOE y provocando un relevo generacional, por ejemplo, con Aznar en Castilla y León o con dirigentes como Alberto Ruiz-Gallardón que tenía 28 años”. Hernández Mancha Mujer

En todo caso, es un instrumento constitucional que difícilmente se convierte en arma para derribar gobiernos, porque la mayoría parlamentaria no sólo debe retirar el apoyo a un presidente, sino apoyar a un candidato alternativo. Tiene un valor político y simbólico. Hernández Mancha Mujer

El martes, Pablo Iglesias defenderá la tercera moción de censura que se debate en España. También lo hará sabiendo que es imposible que prospere y en busca de ser reconocido como líder de la izquierda y la oposición. Hernández Mancha Mujer A diferencia de las otras dos ocasiones, la moción la presenta el líder del tercer partido, no el segundo, pero es muy probable que sea rechazada por menos diputados que la mayoría absoluta, con lo que el secretario general de Podemos pretende mostrar la debilidad del Gobierno de Rajoy. Hernández Mancha Mujer

En las otras dos ocasiones, la moción fue defendida primero por destacados diputados del partido que la presentaba (Alfonso Guerra y Juan Ramón Calero) con discursos muy críticos contra los gobiernos y luego los aspirantes (Felipe González y Antonio Hernández Mancha) expusieron sus programas, cumpliendo el mandato constitucional de moción de censura constructiva. Hernández Mancha Mujer

En ambos casos, intervinieron varios miembros del Gobierno para dar réplica a los proponentes. Por ejemplo, en la primera intervinieron el vicepresidente Fernando Abril Martorell y el ministro de Presidencia Rafael Arias-Salgado y en la segunda el citado vicepresidente Alfonso Guerra. Y, por supuesto, intervinieron los dos presidentes del Gobierno, Adolfo Suárez y Felipe Gonzalez. Hernández Mancha Mujer

En el primer debate, se habló de corrupción, pero sobre todo se mencionaron cuestiones predemocráticas y de desarrollo constitucional que ahora se ven lejanas. Por ejemplo, parte de la argumentación de González fue la desilusión ciudadana por falta de desarrollo de derechos reconocidos en la Constitución, el retraso en la creación de las comunidades autónomas y la falta de usos democráticos, como la respuesta en el Parlamento a los requerimientos de la oposición. Ahora se argumenta la desilusión ciudadana casi 40 años después de aprobada la Constitución y poco después de un cambio en la aritmética parlamentaria, con dos partidos nuevos, pero con el mismo presidente del Gobierno de la última legislatura bipartidista. Hernández Mancha Mujer

 

 

Hernández Mancha Mujer

Tercera moción de censura imposible Hernández Mancha Mujer

Felipe González y Antonio Hernández Mancha protagonizaron las otras dos iniciativas de la oposición contra Gobiernos de la democracia Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer “La moción de censura es un deber moral cuando la oposición considera que el Gobierno no ha defendido los intereses de la nación, no ha defendido los intereses de los ciudadanos. Esta moción de censura ha sido ya útil como procedimiento de dinamización de la vida política, como fórmula de creación de una ilusión colectiva que ha terminado con el mito del desencanto político. Hernández Mancha Mujer El Gobierno ha eludido la responsabilidad de enfrentarse con una situación de corrupción y de desorganización administrativa en organismos estatales”, dijo Alfonso Guerra el 28 de mayo de 1980 en la tribuna del Congreso. Hernández Mancha Mujer

El entonces número dos del PSOE presentaba la moción de censura de Felipe González contra Adolfo Suárez, presidente del Gobierno de entonces. Hernández Mancha Mujer No había opción de que saliera adelante y, de hecho, dos días después fue derrotada con 152 votos a favor y 166 en contra. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer El 2 de marzo de 1987 Alfonso Guerra volvió a intervenir en una moción de censura, pero con distinta perspectiva y diferente discurso, porque lo hacía esta vez como vicepresidente del Gobierno. Hernández Mancha Mujer “No hay ni un solo dato, en la realidad parlamentaria, que permita pensar en la posibilidad, aunque sea lejana, de que los firmantes de la moción puedan aglutinar en torno a su candidato una mayoría capaz de sostener un Gobierno”, dijo para desacreditar por falta de apoyos la iniciativa que presentaba el entonces líder de Alianza Popular (antecedente del PP), Antonio Hernández Mancha. Hernández Mancha Mujer

“Son ustedes la derecha reaccionaria vestida de populismo”, les dijo Guerra a los promotores de la moción que fue derrotada como se esperaba con 66 síes, 195 noes y 71 abstenciones. Hernández Mancha Mujer

Ninguna de las dos tenía posibilidades de éxito por la aritmética parlamentaria, pero la primera ha pasado a la historia como un éxito político porque sirvió para lanzar a Felipe González como líder en un proceso que acabó en La Moncloa con mayoría absoluta arrolladora en octubre de 1982. Hernández Mancha Mujer La segunda ha quedado como la historia del fracaso de quien pretendía consolidarse en su partido, frente a un PSOE hegemónico, y que terminó con su sustitución al frente de la derecha.

Hernández Mancha Mujer Pero 30 años después Hernández Mancha hace a EL PAÍS un relato diferente en el que, por ejemplo, equipara la intención de su moción de censura con la de Pablo Iglesias. Hernández Mancha Mujer “Necesitaba atraer la atención del electorado de centro derecha y mostrarme como líder de ese espectro para frenar el ascenso de Adolfo Suárez con el CDS”, asegura. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer Según su versión, acababa de ser elegido en un congreso de AP, no era diputado, tenía 35 años y era un desconocido y necesitaba buscar el foco público. “Sabía que era imposible, pero fui tan osado y loco de ir a por Felipe González y su mayoría absoluta y logré cosas importantes como frenar a Suárez que no volvió a levantar cabeza Hernández Mancha Mujer y un buen resultado en las europeas, municipales y autonómicas de junio, quitando la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid al PSOE y provocando un relevo generacional, por ejemplo, con Aznar en Castilla y León o con dirigentes como Alberto Ruiz-Gallardón que tenía 28 años”. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer En todo caso, es un instrumento constitucional que difícilmente se convierte en arma para derribar gobiernos, porque la mayoría parlamentaria no sólo debe retirar el apoyo a un presidente, sino apoyar a un candidato alternativo. Tiene un valor político y simbólico. Hernández Mancha Mujer

El martes, Pablo Iglesias defenderá la tercera moción de censura que se debate en España. También lo hará sabiendo que es imposible que prospere y en busca de ser reconocido como líder de la izquierda y la oposición. Hernández Mancha Mujer A diferencia de las otras dos ocasiones, la moción la presenta el líder del tercer partido, no el segundo, pero es muy probable que sea rechazada por menos diputados que la mayoría absoluta, con lo que el secretario general de Podemos pretende mostrar la debilidad del Gobierno de Rajoy. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer En las otras dos ocasiones, la moción fue defendida primero por destacados diputados del partido que la presentaba (Alfonso Guerra y Juan Ramón Calero) con discursos muy críticos contra los gobiernos y luego los aspirantes (Felipe González y Antonio Hernández Mancha) Hernández Mancha Mujer expusieron sus programas, cumpliendo el mandato constitucional de moción de censura constructiva. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer En ambos casos, intervinieron varios miembros del Gobierno para dar réplica a los proponentes. Por ejemplo, en la primera intervinieron el vicepresidente Fernando Abril Martorell y el ministro de Presidencia Rafael Arias-Salgado y en la segunda el citado vicepresidente Alfonso Guerra. Y, por supuesto, intervinieron los dos presidentes del Gobierno, Adolfo Suárez y Felipe Gonzalez. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer En el primer debate, se habló de corrupción, pero sobre todo se mencionaron cuestiones predemocráticas y de desarrollo constitucional que ahora se ven lejanas. Por ejemplo, parte de la argumentación de González fue la desilusión ciudadana por falta de desarrollo de derechos reconocidos en la Constitución, el retraso en la creación de las comunidades autónomas y la falta de usos democráticos, como la respuesta en el Parlamento a los requerimientos de la oposición. Hernández Mancha Mujer Ahora se argumenta la desilusión ciudadana casi 40 años después de aprobada la Constitución y poco después de un cambio en la aritmética parlamentaria, con dos partidos nuevos, pero con el mismo presidente del Gobierno de la última legislatura bipartidista. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer Y, por supuesto, sobre la situación económica. Ese año 1980 cerró con una tasa de paro del 14%, lo que suponía dos millones de parados y una población empleada cercana a los 12 millones de personas. Acabó con una inflación por encima del 15% y un salario mínimo de 25.000 pesetas (150.25 euros). Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer Como ahora, se argumentó una situación de emergencia y gravedad política e institucional. Hernández Mancha Mujer Pero entonces había dos variables que estuvieron presentes en el debate: el terrorismo y el golpismo. Hubo 91 muertos a causa de la violencia etarra en 1980, el año en el que hubo un muerto por terrorismo cada 60 horas. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer Unos meses después de la moción de censura fallida se produjo el intento de golpe de Estado del 23-F y los periódicos de la época estaban repletos de noticias sobre intentonas de un ejército no democrático y una ultraderecha que no renunciaba a abandonar su poder. Hernández Mancha Mujer

Hernández Mancha Mujer En 1987, cuando la segunda moción de censura, ETA cometió los atentados más sangrientos de su historia, en los que murieron 45 personas. Hernández Mancha Mujer En junio, una bomba en el centro comercial Hipercor de Barcelona mató a 21 personas, y en diciembre, otro atentado con explosivos a una casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza causó la muerte a 11 personas Hernández Mancha Mujer

 

 

Hernández Mancha mujer

Hernández Mancha mujer

El ascenso de Antonio Hernández Mancha a la presidencia de Alianza Popular fue breve, pero intenso. A los pocos meses de erigirse como líder del partido que más tarde se convertiría en Partido Popular, presentó una moción de censura en 1987 contra Felipe González que, aunque conocía de antemano que perdería, sirvió para terminar de desgastar a Adolfo Suárez. Hernández Mancha mujer

Al no contar con acta de diputado en el Congreso, Hernández Mancha tuvo en la moción la oportunidad de debatir en el Hemiciclo abriendo una nueva etapa política no solo en su partido, sino también en España. Hernández Mancha mujer

Alianza Popular se proclamó definitivamente como la oposición firme a González tras lograr desgastar a Suárez y dejó el camino allanado para los éxitos autonómicos, y más tarde nacionales, que cosecharía el partido. Hernández Mancha mujer

La etapa de Hernández Mancha apenas duró dos años, pero su legado continúa vivo. Fue un hombre de partido, de España, que tras perder una moción de censura decidió echarse a un lado y retirarse de la política con el trabajo hecho de terminar de doblegar a Suárez. Hernández Mancha mujer

Hernández Mancha mujer

El reciente debate de censura me obliga a salir a la palestra y aclarar cuestiones de las que nunca he querido hablar, pero que la renovada actualidad de mi nombre exige romper tópicos que no por repetidos se deban convertir en la realidad. Hernández Mancha mujer

Yo fui elegido presidente de mi partido en un congreso democrático por amplia mayoría –no “a la búlgara”– y no fui nunca designado por el “dedo” de Fraga ni por el de nadie. Hernández Mancha mujer

Competí limpiamente con Herrero de Miñón y le vencí. Fraga sí distinguió con su dedo a algunas personas en Alianza Popular. Estos fueron: Verstrynge, el “delfín de Fraga”; Miguel Herrero, heredero abintestato de Fraga cuando éste renunció a la presidencia; y José María Aznar, “ni tutelas ni tutías”. Hoy están: el primero con Podemos, el segundo con los nacionalistas catalanes y vascos y el tercero con Ciudadanos. Yo, en el PP. Hernández Mancha mujer

Al renunciar Fraga, tras el fracaso de las elecciones al Parlamento vasco de diciembre de 1986 quedó al frente del partido Herrero. AP decide que la sustitución de Fraga no se puede hacer así y hay un congreso en febrero de 1987 que me elige a mí y no a Miguel. Hernández Mancha mujer

Hernández Mancha mujer

Sin tiempo para reponerme de la sorpresa de verme al frente del partido, ante el reto de unas elecciones que teníamos que afrontar el 10 de junio 1987; y con una deuda de unos 7.000 millones de pesetas, sin posibilidad de que nos reabrieran el crédito los bancos, ya que Fraga había pignorado todos los activos a favor de las Cajas de Ahorro en lo que aquellos vieron un fraude de acreedores. Hernández Mancha mujer

Eran los tiempos en que Telefónica me cortaba dieciséis líneas por falta de pago, Mon del Rio –mi tesorero– me recordaba lo de Napoleón y los dineros para ganar la guerra, y Manuel Valls me insistía en la restitución a los bancos como condición para reabrirnos el crédito que, por orden expresa de don Emilio Botín, el abuelo de Ana Patricia, se le había cerrado herméticamente a AP. Hernández Mancha mujer

Con todos estos hándicaps, yo solo disponía de tres meses para “romper el techo de Fraga” y para evitar que ante la orfandad dejada por él la España no socialista sucumbiera a la tentación del “voto útil” a favor de Suárez, hecho que vaticinaban todas las encuestas, y que ya había sucedido en las primeras elecciones cuando el miedo a otra guerra civil y al poder de la izquierdas atenazaba las conciencias de los votantes. Hernández Mancha mujer

Hernández Mancha mujer

Mi adversario de este modo no era González, aunque pudiera parecerlo, sino Suárez, al que la derecha más progre le agradecía la Transición y la más conservadora, la camisa azul como último secretario general del Movimiento Nacional franquista. Puse la moción de censura a sabiendas de que no podía prosperar porque no tenía otra alternativa. Hernández Mancha mujer

La puse y la defendí sin tiempo de prepararla y, aunque perdí contra Felipe, la gané contra Adolfo que, aunque amigo, me quitaba los votos. Desde mi moción de censura él no volvió a levantar cabeza con el CDS y no hubo el sorpasso que anunciaba la prensa. AP conmigo mantuvo el liderazgo de la oposición. Hernández Mancha mujer

Pero buena o mala, gracias a mi moción de censura y al “votar Suárez es votar PSOE” le quité a éste la mayoría absoluta en Valencia y en Madrid, abriendo brecha en el “no pasarán” que tanto gusta a la izquierda. Les quité los gobiernos de La Rioja y Cantabria. Hernández Mancha mujer

Hernández Mancha mujer

Y, lo que fue más importante, el gobierno de Castilla y León a favor de Aznar, al que ayudé intensamente en la campaña, después de haberle impuesto como candidato frente a la opinión de Fraga, a quien los poderes fácticos habían convencido de que era mejor candidato Martín Villa, bajo el argumento de que “Aznar no tenía carisma”. Hernández Mancha mujer

Pocas guerras se ganan en una sola batalla. Mi primera gran batalla fue la de 1987 gracias a la cual se pudo conseguir, nueve años más tarde, la primera Presidencia del Gobierno. Lo demás es conocido por todos, tenemos a Rajoy y podemos dormir tranquilos. Hernández Mancha mujer

Por último, tengo la impresión que Pablo Iglesias, el mejor parlamentario de la izquierda española en muchos años, ha intentado una estrategia como la mía pero con desigual resultado. Su objetivo no era Rajoy sino Susana Díaz. Hernández Mancha mujer

Sin embargo, en mitad de la procesión le cambian el Santo y cunde el desconcierto: amaga con retirarla, suplica a Pedro Sánchez que él ponga una a lo que éste inteligentemente se niega… Hernández Mancha mujer

Y ante la disyuntiva de una retirada táctica con graves contraindicaciones, decide sostenerla y no enmendarla. Repitiendo el discurso de la portavoz, lanza una retahíla de exabruptos e improperios contra el Gobierno dejando claro que le sobran insultos y le faltan contenidos, para terminar suplicando humildemente un pacto a los socialistas. Hernández Mancha mujer

Y esto sí es un verdadero fracaso porque para denostar y zaherir, resulta siempre más eficaz y convincente una mujer como Irene Montero que, a ratos, me hizo recordar algunos discursos de “Pasionaria”. Hernández Mancha mujer