Antonio Hernández Mancha Mujer

Una moción de censura abocada al fracaso Antonio Hernández Mancha Mujer

La mayoría absoluta del PP bloquearía la iniciativa del PSOE. Sólo se han presentado dos en democra cia y ninguna tuvo éxito Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Un candidato a presidente del Gobierno, un proyecto alternativo y los votos suficientes. Así resumía Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso, los requisitos para sacar adelante una moción de censura. Lo hacía el pasado viernes, días antes de que el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunciara este martes su intención de recurrir a este mecanismo si Rajoy se niega a comparecer en el Parlamento por el «caso Bárcenas». Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer La moción de censura es una «rara avis» dentro de la vida parlamentaria española, una herramienta arriesgada con la que el Congreso puede retirar su confianza al presidente del Gobierno. Antonio Hernández Mancha Mujer Pero más que un examen al Ejecutivo, se trata de una evaluación a la oposición, pues quien presenta una moción de censura tiene además que proponer a su propio candidato a la Presidencia. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer El Reglamento del Congreso especifica que para ser admitida a trámite, la moción de censura debe ir firmada por 35 diputados —que, si fracasan, no podrán volver a presentar otra moción en el mismo periodo de sesiones—, y para salir adelante precisa de la mayoría absoluta de la Cámara, es decir, el voto de al menos 176 diputadosAntonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Superar la moción implica la sustitución del presidente del Gobierno. Pero para llegar a la votación —que debe celebrarse, como mínimo, cinco días después de haberse presentado la moción— es necesario un debate previo, que puede prolongarse durante varios días y comienza con la intervención de quien impulsa la moción. Antonio Hernández Mancha Mujer Y aunque Rubalcaba ha asegurado que recurre a este mecanismo para forzar a Rajoy a hablar sobre Bárcenas en el Parlamento, lo cierto es que ni siquiera es necesario que el presidente del Gobierno esté presente. Antonio Hernández Mancha Mujer

La tercera de la democracia Antonio Hernández Mancha Mujer

La Carrera de San Jerónimo tan sólo ha sido testigo de dos mociones de censura en democracia y las dos fracasaron. La primera se presentó en 1980, con la Constitución de 1978 prácticamente recién estrenada y Adolfo Suárez en el Gobierno. Fue una iniciativa del PSOE, que propuso como candidato alternativo a Felipe González en un debate que se prolongó durante veinte horas y en el que Alfonso Guerra defendió la iniciativa socialista. Tres días de discusión, del 28 al 30 de mayo, que culminaron con la votación: 166 votos en contra, 152 a favor, 21 abstenciones y 11 ausencias. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer La segunda moción de censura llegó en marzo de 1987, con Felipe González ya en su segunda legislatura al frente del Gobierno. La presentó Alianza Popular y fue defendida en el Congreso por Juan Ramón Calero. Su candidato alternativo, el entonces presidente de la formación Antonio Hernández Mancha, ni siquiera pudo estar presente en el debate por no ser diputado. También fracasó y sólo fue apoyada por 67 diputados, insuficientes frente a los 195 votos en contra y 77 abstenciones que cosechó. Antonio Hernández Mancha Mujer

Ninguna de esas dos mociones tenía realmente como objetivo dar un vuelco al Parlamento y cambiar al inquilino de La Moncloa. Ambas se impulsaron con la idea de presentar a sus candidatos ante la opinión pública y ambas, también, tenían en mente el desequilibrio de fuerzas al que se enfrentaban en el Congreso. Antonio Hernández Mancha Mujer

Apoyo insuficiente Antonio Hernández Mancha Mujer

Las cuentas no cuadraron entonces y tampoco lo hacen ahora. El PP, con 185 diputados, disfruta de una mayoría absoluta que bloquearía la virtual moción de censura que pudiera presentar el PSOE con sus 110 diputados, incluso en el caso de que los socialistas consiguieran el apoyo de los demás los grupos de la Cámara. Antonio Hernández Mancha Mujer

El PSOE ya ha comenzado a sondear al resto de grupos de la oposición, aunque el resultado de los contactos se prevé desigual. UpyD recibió este martes el anuncio de Rubalcaba con satisfacción porque, según afirmó Rosa Díez, la moción de censura es «el único medio posible para forzar» un debate parlamentario sobre el «caso Bárcenas». El apoyo de IU, que pide la dimisión de Rajoy y la convocatoria de elecciones, es más dudoso. Cayo Lara aseguró que su grupo decidirá su voto cuando la moción se haya formalizado, una valoración prudente con la que coincidieron ERC, BNG y Geroa Bai. Desde CiU, que también pide explicaciones a Rajoy sobre Bárcenas, Josep Antoni Duran Lleida cerró la puerta a un posible apoyo de su formación a los socialistas al afirmar que no firmarían la moción, aunque «respetan» la decisión del PSOE de presentarla. Antonio Hernández Mancha Mujer

Una moción de censura abocada al fracaso Antonio Hernández Mancha Mujer

La mayoría absoluta del PP bloquearía la iniciativa del PSOE. Sólo se han presentado dos en democra cia y ninguna tuvo éxito Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Un candidato a presidente del Gobierno, un proyecto alternativo y los votos suficientes. Así resumía Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso, los requisitos para sacar adelante una moción de censura. Lo hacía el pasado viernes, días antes de que el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunciara este martes su intención de recurrir a este mecanismo si Rajoy se niega a comparecer en el Parlamento por el «caso Bárcenas». Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer La moción de censura es una «rara avis» dentro de la vida parlamentaria española, una herramienta arriesgada con la que el Congreso puede retirar su confianza al presidente del Gobierno. Antonio Hernández Mancha Mujer Pero más que un examen al Ejecutivo, se trata de una evaluación a la oposición, pues quien presenta una moción de censura tiene además que proponer a su propio candidato a la Presidencia. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer El Reglamento del Congreso especifica que para ser admitida a trámite, la moción de censura debe ir firmada por 35 diputados —que, si fracasan, no podrán volver a presentar otra moción en el mismo periodo de sesiones—, y para salir adelante precisa de la mayoría absoluta de la Cámara, es decir, el voto de al menos 176 diputadosAntonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Superar la moción implica la sustitución del presidente del Gobierno. Pero para llegar a la votación —que debe celebrarse, como mínimo, cinco días después de haberse presentado la moción— es necesario un debate previo, que puede prolongarse durante varios días y comienza con la intervención de quien impulsa la moción. Antonio Hernández Mancha Mujer Y aunque Rubalcaba ha asegurado que recurre a este mecanismo para forzar a Rajoy a hablar sobre Bárcenas en el Parlamento, lo cierto es que ni siquiera es necesario que el presidente del Gobierno esté presente. Antonio Hernández Mancha Mujer

La tercera de la democracia Antonio Hernández Mancha Mujer

La Carrera de San Jerónimo tan sólo ha sido testigo de dos mociones de censura en democracia y las dos fracasaron. La primera se presentó en 1980, con la Constitución de 1978 prácticamente recién estrenada y Adolfo Suárez en el Gobierno. Fue una iniciativa del PSOE, que propuso como candidato alternativo a Felipe González en un debate que se prolongó durante veinte horas y en el que Alfonso Guerra defendió la iniciativa socialista. Tres días de discusión, del 28 al 30 de mayo, que culminaron con la votación: 166 votos en contra, 152 a favor, 21 abstenciones y 11 ausencias. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer La segunda moción de censura llegó en marzo de 1987, con Felipe González ya en su segunda legislatura al frente del Gobierno. La presentó Alianza Popular y fue defendida en el Congreso por Juan Ramón Calero. Su candidato alternativo, el entonces presidente de la formación Antonio Hernández Mancha, ni siquiera pudo estar presente en el debate por no ser diputado. También fracasó y sólo fue apoyada por 67 diputados, insuficientes frente a los 195 votos en contra y 77 abstenciones que cosechó. Antonio Hernández Mancha Mujer

 

Antonio Hernández Mancha Mujer

El «dedo» de Fraga y la moción de censura Antonio Hernández Mancha Mujer

«Puse la moción de censura a sabiendas de que no podía prosperar porque no tenía otra alternativa. Antonio Hernández Mancha Mujer Y aunque perdí contra Felipe, la gané contra Adolfo, que me quitaba los votos. Desde mi moción de censura él no volvió a levantar cabeza con el CDS» Antonio Hernández Mancha Mujer

El ascenso de Antonio Hernández Mancha Mujer a la presidencia de Alianza Popular fue breve, pero intenso. A los pocos meses de erigirse como líder del partido que más tarde se convertiría en Partido Popular, presentó una moción de censura en 1987 contra Felipe González que, aunque conocía de antemano que perdería, sirvió para terminar de desgastar a Adolfo Suárez. Antonio Hernández Mancha Mujer Al no contar con acta de diputado en el Congreso, Hernández Mancha tuvo en la moción la oportunidad de debatir en el Hemiciclo abriendo una nueva etapa política no solo en su partido, sino también en España. Antonio Hernández Mancha Mujer

Alianza Popular se proclamó definitivamente como la oposición firme a González tras lograr desgastar a Suárez y dejó el camino allanado para los éxitos autonómicos, y más tarde nacionales, que cosecharía el partido. Antonio Hernández Mancha Mujer

La etapa de Antonio Hernández Mancha Mujer apenas duró dos años, pero su legado continúa vivo. Fue un hombre de partido, de España, que tras perder una moción de censura decidió echarse a un lado y retirarse de la política con el trabajo hecho de terminar de doblegar a Suárez. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer El reciente debate de censura me obliga a salir a la palestra y aclarar cuestiones de las que nunca he querido hablar, pero que la renovada actualidad de mi nombre exige romper tópicos que no por repetidos se deban convertir en la realidad. Antonio Hernández Mancha Mujer Yo fui elegido presidente de mi partido en un congreso democrático por amplia mayoría –no “a la búlgara”– y no fui nunca designado por el “dedo” de Fraga ni por el de nadie. Antonio Hernández Mancha Mujer Competí limpiamente con Herrero de Miñón y le vencí. Fraga sí distinguió con su dedo a algunas personas en Alianza Popular. Estos fueron: Verstrynge, el “delfín de Fraga”; Miguel Herrero, heredero abintestato de Fraga cuando éste renunció a la presidencia; y José María Aznar, “ni tutelas ni tutías”. Hoy están: el primero con Podemos, el segundo con los nacionalistas catalanes y vascos y el tercero con Ciudadanos. Yo, en el PP. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Al renunciar Fraga, tras el fracaso de las elecciones al Parlamento vasco de diciembre de 1986 quedó al frente del partido Herrero. AP decide que la sustitución de Fraga no se puede hacer así y hay un congreso en febrero de 1987 que me elige a mí y no a Miguel. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Sin tiempo para reponerme de la sorpresa de verme al frente del partido, ante el reto de unas elecciones que teníamos que afrontar el 10 de junio 1987; y con una deuda de unos 7.000 millones de pesetas, Antonio Hernández Mancha Mujer sin posibilidad de que nos reabrieran el crédito los bancos, ya que Fraga había pignorado todos los activos a favor de las Cajas de Ahorro en lo que aquellos vieron un fraude de acreedores. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Eran los tiempos en que Telefónica me cortaba dieciséis líneas por falta de pago, Mon del Rio –mi tesorero– me recordaba lo de Napoleón y Antonio Hernández Mancha Mujer los dineros para ganar la guerra, y Manuel Valls me insistía en la restitución a los bancos como condición para reabrirnos el crédito que, por orden expresa de don Emilio Botín, el abuelo de Ana Patricia, se le había cerrado  Antonio Hernández Mancha Mujer herméticamente a AP. Con todos estos hándicaps, yo solo disponía de tres meses para “romper el techo de Fraga” y para evitar que ante la orfandad dejada por él la España no socialista sucumbiera a la tentación del “voto útil” a favor de Suárez, Antonio Hernández Mancha Mujer hecho que vaticinaban todas las encuestas, y que ya había sucedido en las primeras elecciones cuando el miedo a otra guerra civil y al poder de la izquierdas atenazaba las conciencias de los votantes. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Mi adversario de este modo no era González, aunque pudiera parecerlo, sino Suárez, al que la derecha más progre le agradecía la Transición y la más conservadora, la camisa azul como último secretario general del Movimiento Nacional franquista. Antonio Hernández Mancha Mujer Puse la moción de censura a sabiendas de que no podía prosperar porque no tenía otra alternativa. La puse y la defendí sin tiempo de prepararla y, aunque perdí contra Felipe, Antonio Hernández Mancha Mujer la gané contra Adolfo que, aunque amigo, me quitaba los votos. Desde mi moción de censura él no volvió a levantar cabeza con el CDS y no hubo el sorpasso que anunciaba la prensa. AP conmigo mantuvo el liderazgo de la oposición. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Pero buena o mala, gracias a mi moción de censura y al “votar Suárez es votar PSOE” le quité a éste la mayoría absoluta en Valencia y en Madrid, abriendo brecha en el “no pasarán” que tanto gusta a la izquierda. Antonio Hernández Mancha Mujer Les quité los gobiernos de La Rioja y Cantabria. Y, lo que fue más importante, el gobierno de Castilla y León a favor de Aznar, al que ayudé intensamente en la campaña, después de haberle impuesto como candidato  Antonio Hernández Mancha Mujer  frente a la opinión de Fraga, a quien los poderes fácticos habían convencido de que era mejor candidato Martín Villa, bajo el argumento de que “Aznar no tenía carisma”. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Pocas guerras se ganan en una sola batalla. Antonio Hernández Mancha Mujer Mi primera gran batalla fue la de 1987 gracias a la cual se pudo conseguir, nueve años más tarde, la primera Presidencia del Gobierno. Lo demás es conocido por todos, tenemos a Rajoy y podemos dormir tranquilos. Antonio Hernández Mancha Mujer

Antonio Hernández Mancha Mujer Por último, tengo la impresión que Pablo Iglesias, el mejor parlamentario de la izquierda española en muchos años, ha intentado una estrategia como la mía pero con desigual resultado. Antonio Hernández Mancha Mujer Su objetivo no era Rajoy sino Susana Díaz. Sin embargo, en mitad de la procesión le cambian el Santo y cunde el desconcierto: amaga con retirarla, suplica a Pedro Sánchez que él ponga una a lo que éste inteligentemente se niega… Y ante la disyuntiva de una retirada táctica con graves contraindicaciones, decide sostenerla y no enmendarla. Repitiendo el discurso de la portavoz, lanza una retahíla de exabruptos e improperios contra el Gobierno dejando claro que le sobran insultos y le faltan contenidos, para terminar suplicando humildemente un pacto a los socialistas. Antonio Hernández Mancha Mujer